Recuperación de piezas metálicas afectadas por la corrosión

¿Es posible la recuperación de piezas metálicas afectada por la corrosión? Frecuentemente nuestros clientes nos plantean la duda de si es posible recuperar alguna de sus piezas metálicas afectadas por la corrosión. Para poder responder a esta cuestión, primero debemos comprender los efectos que produce la corrosión en los metales. La corrosión involucra el deterioro de una sustancia, en este caso el metal, convirtiendo el hierro dentro del acero en otra sustancia que no posee las características propias deseadas, como la resistencia o la dureza.

El producto con el que más nos familiarizamos cuando se da la corrosión es el óxido de hierro (óxido férrico), el cual consume y degrada el metal. Además, podemos distinguir dos tipos de corrosión en función de:

  • si la pérdida de material se da en sitios definidos de la superficie (corrosión localizada)
  • el efecto es uniforme sobre la superficie entera (corrosión generalizada).

 

Corrosión generalizada en el metal

Corrosión generalizada o uniforme

Corrosión localizada

Corrosión localizada

¿Cómo diferenciar la corrosión generalizada de la corrosión localizada?

Las imágenes que se muestran pertenecen a piezas de cerramiento de uno de nuestros clientes gravemente afectadas por la corrosión. En ellas podemos ver un claro ejemplo de los dos tipos de corrosión mencionados y hacernos una idea de los efectos causados. Por un lado, la imagen 1 muestra como actúa la corrosión generalizada, donde se puede apreciar la aparición del óxido férrico por toda la superficie. El recubrimiento anterior ha desaparecido completamente y el metal se ve ligeramente deteriorado.

Por otro lado, la imagen 2 muestra los devastadores efectos de la corrosión localizada. Aunque la imagen muestra la misma pieza que la imagen 1 una vez que ya ha sido granallada, se puede observar una total perforación del metal en una zona específica de la misma. Se debe a que los ánodos y cátodos han permanecido en esa zona del metal durante un periodo de tiempo más largo, causando que la corrosión ataque en forma de picaduras hasta perforar completamente el acero.

Por lo tanto; ¿Se puede reutilizar una pieza metálica oxidada?

Dependerá de dos variables fundamentales:

  • El grado de oxidación/ nivel de deterioro de la pieza, que es un claro indicador de la degradación que ha sufrido el material y determina la posibilidad de su reutilización o no.
  • El procedimiento para la recuperación de dichas piezas metálicas afectadas por la corrosión, ha de ser meticuloso y profesional. De esta manera, la superficie metálica quede totalmente libre de óxido, de todo tipo de contaminantes y de cantos vivos para su posterior limpieza abrasiva.

Finalmente, y para asegurar una larga vida útil de los materiales, el recubrimiento ha de realizarse con materiales de primer nivel. En este caso, se decidió realizar la protección anticorrosiva con el termoplástico Plascoat PPA 571 de la casa Axalta, creando una capa o membrana protectora que aislase toda la superficie metálica del ambiente para prolongar la vida útil de las rejas incluso más de 20 años. El resultado final ha sido el siguiente:

 

Resultado de la recuperación de las piezas metálicas afectadas por la corrosión

 

Recubrimiento anticorrosivo cerramiento

Recuperación de cerramiento de ventana afectado por la corrosión. Resultado final

 

Recuperación de cerramiento de puerta

Recuperación de cerramiento de puerta afectado por la corrosión. Resultado final

Si quieres saber más sobre la corrosión te invitamos a leer el siguiente artículo:

Qué es la corrosión?